Y ¿qué hay de otra belleza?

Decíamos que una cosa es la belleza física, otra la belleza interior y, aún mas, se habla de una belleza universal que tiene por medida, por parámetro, una fórmula matemática que haría coincidir todos los conceptos en un cánon único.

th El número áureo es el valor numérico de la proporción que guardan entre sí dos segmentos de recta a y b (a más largo que b), que cumplen la relación: La longitud total, suma de los dos segmentos a y b, es al segmento mayor a, lo que este segmento a es al menor b.

\frac{a+b}{a}=\frac ab

Si esto es real ¿Cómo lo aplico a mi persona?

 

Platón, Fibonacci, Da Vinci, Durero y mas recientemente, Stephen Marquardt,  son algunos de los nombres que se leen cuando se busca información sobre la belleza física. Entre los intentos por encontrar una delimitación universal al término belleza, hay quienes han encasillado tan elusiva definición en fórmulas como la que ya comentamos, que incluso derivan en constantes matemáticas como el número PHI (1,618) o en máscaras que definirían un ideal de belleza física.

Ejercicios, dietas, trucos, maquillaje, cirugía estética y toda una serie de elementos similares pueden modificar la apariencia de un ser humano.

belleza

Y ¿qué hay de otra belleza? ¿Existe la belleza interior? ¿Puede alguien poseer belleza interior y belleza exterior en la misma proporción?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s